Biotecnología y Transgénicos

  • comenta que el legendario humorista americano Will Rogers solía bromear afirmando que cuando “el Congreso contaba un chiste, era una ley, y cuando aprobaba una ley era un chiste”.
  • Algo similar, pero de muy mal gusto, se podría decir de la ley de moratoria aprobada por nuestro Congreso hace casi un año.
  • Un tema que, según el expresidente Alan García, debió quedar en “manos de los expertos”, terminó convirtiéndose, en palabras de PPK, en una “medida de la época de la inquisición”.
  • Las ONG ambientalistas financiadas por la industria transnacional de la protesta iniciaron hace años una campaña “hormiga” de desinformación contra los organismos genéticamente modificados (OGM) con los argumentos de que su uso dañaría nuestra biodiversidad, crearía dependencia en nuestros agricultores por la necesidad de comprar semillas cada año y enriquecería a “las grandes transnacionales” de la industria biotecnológica. Ante la ausencia de información basada en la ciencia de parte del Estado, que no quiso o no pudo comprarse el pleito (principalmente ideológico), esta campaña tuvo un éxito relativo: recibió un endose ministerial (“no necesitamos unas cuantas semillitas transgénicas”), incubó una noción equivocada en el Congreso que aprobó la moratoria (“el pollo alimentado con maíz OGM causa homosexualidad”) y propagó el miedo entre miles de amas de casa que aseguran equivocadas que “los transgénicos causan cáncer”.
  • Un Estado que no hizo su tarea tiene ahora varias preguntas que responder: ¿cómo le explicamos al papero de Huancavelica que sus papas no tienen que morirse por la plaga de la rancha (enfermedad producto del exceso de humedad) o por las heladas? ¿Cómo le decimos que existe una papa OGM resistente a la plaga causante de la gran hambruna de Irlanda (1845-1852)? Y ¿qué le decimos a los algodoneros / maiceros que podrían reducir de manera significativa sus costos de producción usando semillas de maíz / algodón OGM resistentes a insectos?
  • Estas son preguntas que, ciertamente, quedarán sin respuesta, mientras nuestro Estado autista e indolente mirará de costado a los agricultores con la excusa de la gran moratoria, una moratoria que, en nuestra opinión, es una prohibición de facto definitiva.
  • La lección por aprender es que en algunos temas los gobernantes deben escuchar a los expertos y basar su decisión en la ciencia.
  • De haberlo hecho, el Ministerio de Agricultura y el Ministerio del Ambiente no habrían endosado o auspiciado una ley que priva a los agricultores peruanos de la mejor tecnología para la agricultura desarrollada en los últimos cien años.
  • ¿Alguna solución? Necesitaríamos contar con un verdadero estadista para dar marcha atrás en este error. ¿Conoce usted a alguno?
  • opina que desde hace varios años se debate en el país si se debe permitir el ingreso o no de organismos genéticamente modificados (OGM) o transgénicos.
  • Se dio la ley de moratoria y se estableció que es factible la investigación en laboratorios o espacios confinados, pero no está permitida su liberación en el campo o cultivo o crianza.
  • Se permite la importación de OGM para la alimentación animal. Algunos lo consideran un grave error, porque impediría el avance en tecnología moderna y nos marginaría de la competitividad económica en el agro.
  • Otros países (Suiza, Nueva Zelanda) han adoptado decisiones similares. Para entenderlo, debemos conocer varios aspectos importantes sobre nuestro país.
  • 1. El Perú tiene 10 mil años de experiencia en biotecnología, cuyo fruto es la domesticación de 182 especies de plantas y cinco de animales.
  • Además se conocen las propiedades y usos de, al menos, 4.500 plantas nativas para 49 fines distintos.
  • Esto hace del Perú un banco genético de importancia mundial en papas, maíz, zapallos y calabazas, granos andinos, raíces y tubérculos andinos, tomates, porotos, camélidos, cuy y pato criollo.
  • Esto ofrece una inmensa posibilidad para investigar y obtener variedades y razas nuevas con miras a competir con productos originales y de calidad.
  • 2. Las exportaciones agrarias llegaron a US$ 4.700 millones en el 2011, y los productos naturales y orgánicos representan más de la mitad de las exportaciones.
  • Existen en el país 45.000 pequeños agricultores con certificación orgánica sobre cerca de 250.000 hectáreas, y que exportan a mercados muy competitivos productos como el café, cacao, banano, cebolla, palta, ajo, tara, cochinilla, etc.
  • Este rubro podría crecer en forma exponencial y convertirse en prioritario para el sector agropecuario si contara con más apoyo.
  • Se debe tener en cuenta que lo orgánico y natural no es compatible con lo transgénico.
  • 3. Una de las razones que se esgrime para introducir y cultivar OGM es que dependemos de la importación de maíz amarillo duro (cerca de 2 MM/t) y de torta de soya para alimentación animal.
  • El problema del abastecimiento de maíz amarillo duro es que producimos cerca de 4,5 t/ha y podríamos, mejorando la tecnología de cultivo, producir 10 t/ha, y estaríamos abastecidos. El INIA ha lanzado al mercado maíces híbridos nacionales con los que se puede producir hasta 14 t/ha.
  • 4. Si tenemos 2.321 variedades de papas, debemos orientar nuestras investigaciones a ellas, en lugar de tratar de importar papas OGM.
  • Hay un campo inmenso para investigar. 5. Todos los OGM son patentados y propiedad de empresas dueñas de las semillas y del material genético.
  • Nuestros miles de productores de cultivos nativos tendrían que dejar de lado la diversidad de nuestros recursos genéticos y comprar las semillas OGM, cuando ahora intercambian libremente las nativas.
  • Los OGM no mejorarían la productividad de nuestros agricultores. Mi apuesta y la de muchos peruanos va por lo orgánico, lo natural, lo nativo, la calidad y la diversidad.
  • Ese es el Perú que queremos y ese es el Perú del siglo XXI que competirá en los mercados internacionales, como ya lo estamos haciendo.
  • comentó que si bien la posición mayoritaria en la comunidad científica es que no hay evidencia concluyente de que los organismos vivos modificados (OVM o transgénicos) que se usan para alimentación entrañen riesgos a la salud de los humanos, las asociaciones de consumidores resaltan que es un derecho fundamental de estos –establecido tanto en la Constitución como en el código del consumidor– saber qué tipo de alimentos se llevan a la boca y, en esa medida, poder elegir si consumen OVM o no.
  • En países como Japón, China y algunos de la Unión Europea (UE), los fabricantes son obligados a informar en las etiquetas de sus productos si utilizan OVM. “El etiquetado no encarece el producto, es una reivindicación de todos los consumidores”, asegura.
  • Aquellos países que participan en la Comisión del Códex Alimentario consideran que es importante hacer dicho etiquetado. El derecho a la información que tienen los consumidores en el Perú se consigna en el artículo 37 del Código de Protección y Defensa del Consumidor, que señala textualmente: “Los alimentos que incorporen componentes genéticamente modificados deben indicarlo en sus etiquetas”.
  • Esta es una obligación que debió hacerse efectiva a los 180 días calendario contados a partir de la entrada en vigencia del código, esto es, el 2 de abril del 2011. Sin embargo, según refiere el congresista Jaime Delgado, de Gana Perú, aún está pendiente la publicación del reglamento para el etiquetado de productos transgénicos.
  • “Por falta de este reglamento, hasta ahora los consumidores no podemos ir al mercado y saber qué alimentos contienen transgénicos y cuáles no”, reclama.
  • El año pasado la Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (Aspec) envió 13 productos a Alemania para saber si eran transgénicos.
  • Diez de ellos dieron positivo. Eran principalmente productos cuya base es de soya y maíz importados.
  • Aun cuando todavía exista controversia alrededor de los riesgos a la salud que supone el consumo de OVM, lo que no admite dudas es el derecho que tienen los consumidores en todas partes del mundo a saber qué es lo que compran y comen todos los días.
  • señaló que luego de la promulgación del Reglamento de la Ley 29811 -que establece la Moratoria al Ingreso y Producción de Organismos Vivos Modificados a nuestro país- se debe establecer un cuadro que especifique las infracciones y sanciones referentes a este tema.
  • “En las disposiciones complementarias se establece que en plazo de noventa días, luego de la promulgación de este Reglamento, se emitirá -a través de un decreto supremo- un cuadro en donde se especifiquen las infracciones y se establezcan las sanciones, la escala de multas. Todavía falta eso y bien sabemos que los plazos de noventa días, muy pocas veces son cumplidos”, dijo.
  • Saludó la aprobación de este Reglamento y lo consideró “un gran paso para el régimen de bioseguridad peruano porque establecen los parámetros para el fortalecimiento de las instituciones, la creación de las infraestructuras adecuadas para la evaluación y gestión de riesgos, y porque se establecen las directrices de las líneas base referentes a los centros de biodiversidad y a los centros de diversificación de cultivos”.
  • Finalmente, insistió en que el Minam debe cumplir con el plazo estipulado de noventa días para la emisión del cuadro de sanciones, “para que las instituciones a cargo de la vigilancia y monitoreo puedan tener las herramientas suficientes para sancionar a los que infrinjan esta ley”.
  • advirtió que la moratoria establecida  a los  cultivos transgénicos por 10 años  va  a limitar  de  tecnología a  los miles   de agricultores que buscan mayor productividad de sus cultivos y por el contrario beneficiará a los agricultores extranjeros que cultivan semillas transgénicas, porque la norma del Ministerio del Ambiente (Minam) no restringe  la importación de semillas  genéticamente modificadas.
  • “La norma no impide la  importación de  granos genéticamente  modificados porque hoy en día  puedo ir  al mercado de  Santa Anita y adquirir un  saco de  maíz amarillo duros transgénico  que se usa en la alimentación diaria del pollo y del cerdo”, reveló.
  • Asimismo dijo que la norma podría ahuyentar a los inversionistas de la agroexportación. “Uno de estos ‘ecoterroristas’ podrían comprar estas semillas  transgénicas  y sembrarlo en los campos de  cultivos de esos exportadores y posteriormente hacer la denuncia respectiva amparándose en esta ley que sanciona el cultivo ilegal de  maíz transgénico”, precisó.
  • Es por ello que calificó de  exorbitantes las sanciones  a los que  infrinjan la ley  porque la multa máxima bordea los S/. 40 millones. “Ese monto es la tercera parte de  lo que se exportó en quinua el año pasado. Montos que son importantes en la  agricultura nacional”, reveló.
  • criticó que el Gobierno haya aprobado el reglamento de moratoria de 10 años para prohibir el ingreso y producción de transgénicos en el país, y comparó esta medida con las que daba la Inquisición durante el Virreynato.
  • “Las ideas que flotan por allí de que los transgénicos son una especie de plaga que van a destruir toda nuestra flora y nuestra fauna son completamente falsas y no tienen el más mínimo sustento científico”, indicó.
  • Sostuvo que países como la Argentina y Colombia, que son potencias agrícolas, “han aceptado el ingreso de semillas transgénicas”.
  • “Es fatal este tipo de medidas, es una medida que se parece a las que daba la Inquisición cuando Galileo dijo que el Sol no giraba alrededor de la Tierra sino al revés y lo condenaron. El condenar a los transgénicos es simplemente demostrar una tremenda ignorancia sobre el potencial económico, bien controlado, por supuesto”, explicó.
  • Señaló que, por ejemplo, en la sierra peruana se trata de impulsar el cultivo del trigo, pero con las semillas que existen los campesinos no producen nada y son pobres. “Si tuvieran acceso a mejores pistas, almacenaje y semillas mejoradas genéticamente no hay duda de que saldrían de la pobreza”, aseveró.
  • De otro lado, el exministro indicó que se vienen temas complicados para el Gobierno ante los pedidos de aumento de sueldos, "a raíz de la huelga en el Poder Judicial, el Ministerio Público que se pliega a eso y naturalmente los profesores universitarios que quieren que les homologuen sus remuneraciones".
  • “El último aumento general que tuvieron los jueces fue en noviembre del 2001 cuando yo era ministro de Economía, hace más de 10 años, y ciertamente algún ajuste se tiene que hacer”, indicó.
  • manifestó que la reciente aprobación del reglamento de la Ley de Moratoria que impide el ingreso y producción de organismos vivos modificados (OVMs), o transgénicos, al país por diez años solo hará que la agricultura nacional pierda oportunidades de desarrollo biotecnológico por un periodo de 50 años al exigir que se establezca una línea base de investigación que puede tomar  décadas.
  • “Tal aprobación es una “prohibición de  facto” para impedir la siembra de transgénicos en el Perú. No es una moratoria de  10 años, en realidad es una prohibición por los próximos 50 años porque efectuar estos estudios en 10 años es irrealizable”, mencionó.
  • Según el reglamento se  exige  que en el plazo de  10 años se elabore una línea de base para la biodiversidad existente en el país la que no podría registrar los organismos “blancos” en las actividades de cultivos de semillas genéticamente modificadas.
  • “Esto nos ata de manos  a los científicos peruanos y nos pone en inferioridad de condiciones con el resto de la comunidad  científica internacional”, indicó.
  • Agregó que el Ejecutivo  cae en una contradicción al establecer una norma que impide la competitividad del sector agrario cuando el país vive en una economía abierta al mercado.
  • “Por un lado se impide el ingreso de semillas genéticamente modificadas pero por el otro se  permite su importación, es decir es malo que el peruano produzca sus propias semillas pero no es malo que  los traiga de afuera”, anotó.
  • señaló que el reglamento de ley de moratoria al ingreso de Organismos Vivos Modificados (OVM) – aprobado hace dos días por el Consejo de Ministros- beneficiará a los pequeños productores.
  • En ese sentido, refirió que actualmente la agricultura nacional vive una tendencia hacia la  producción orgánica lo que garantiza al consumidor adquirir un producto inocuo, además de contribuir en el cuidado del medio ambiente, temas en boga en nuestros tiempos.
  • Afirmó que el reglamento de ley aprobado permitirá proteger nuestro banco natural de germoplasma, ya que no podrá ser vulnerado por ningún producto transgénico, lo que garantizará nuestra biodiversidad y que no existan daños a futuro en la salud de la población.
  • “En nuestro país no necesitamos de productos transgénicos para ser competitivos, los productores buscan apoyo del gobierno en temas de innovación, tecnología, mecanismos de producción, que generen incremento y aceleración de la producción de maíz, quinua, entre otros, y de esa forma garantizar la seguridad alimentaria”, explicó.
  • Asimismo, señaló que la Convención Nacional del Agro Peruano (como integrante de la Comisión Multisectorial de Asesoramiento) velará por la inmediata implementación del reglamento de ley en mención (Ley Nº 29811) porque, según indicó, demoró mucho su aprobación en el Consejo de Ministros.
  • También se refirió a que el reglamento no limita el ingreso de Organismos Vivos Modificados para fines de alimentación humana, y destacó que la comisión multisectorial tendrá que trabajar en el etiquetado, para que el consumidor tenga claro lo que adquiere tanto en productos importados como nacionales.
  • oficializó la aprobación del reglamento de la ley que establece la moratoria al ingreso y Producción de Organismos Vivos Modificados (OVM) al territorio nacional por un periodo de 10 años, la misma que  entra en vigencia desde hoy.
  • La norma precisa que las sanciones a aplicarse por el incumplimiento de lo establecido en el reglamento llegarán a un máximo de 10 mil Unidades Impositivas Tributarias (UIT). Cada UIT equivale a S/. 3.650.
  • El reglamento tiene la finalidad de fortalecer las capacidades nacionales, desarrollar la infraestructura y generar las Líneas de Base o los parámetros, que permitan la adecuada evaluación, prevención y gestión de los impactos potenciales sobre la biodiversidad nativa de la liberación al ambiente de OVM.
  • Las Líneas de Base son información sistematizada y analizada, a través de investigaciones científicas, que reflejarán el estado actual de la biodiversidad que puede ser potencialmente afectada por los transgénicos y su utilización.
  • La generación de esas líneas matrices se realizará por etapas, respecto a especies que puedan ser afectadas potencialmente por los transgénicos o su utilización, considerando por orden de prioridad a especies nativas, especies naturalizadas, especies exóticas nuevas o de reciente introducción.
  • Las Líneas de Base deberán contener como mínimo las listas y mapas de distribución de transgénicos (OVM) presentes en el comercio internacional, variedades nativas y razas locales que tengan formas OVM en el mercado, incluyendo a las especies silvestres emparentadas.
  • Asimismo, cultivos y crianzas de los que existen formas genéticamente modificadas en el mercado, también, insectos, especialmente lepidópteros y coleópteros, asociados a los cultivos con formas OVM en el mercado; especies forestales potencialmente afectadas por OVM introducidos.
  • Además, peces nativos y otras especies de naturaleza hidrobiológica que pueden ser desplazadas por peces genéticamente modificados o afectados por el exceso de uso de herbicidas, fungicidas y otros químicos.
  • Del mismo modo deberá contener las lista de predios rurales con certificación orgánica; zonas de elevado nivel de agrobiodiversidad; zonas con presencia de parientes silvestres de especies cultivadas potencialmente afectados por la OVM.
  • Las entidades responsables del control de ingreso de estas mercancías serán la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat), el Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa) y el Instituto Tecnológico Pesquero (ITP), que estarán ubicadas en puntos de entrada al país.
  • informó que el Consejo de Ministros aprobó en la víspera el reglamento de moratoria de diez años para impedir, durante ese lapso, el ingreso y la producción en el país de organismos vivos modificados (OVM), conocidos como transgénicos.
  • Sostuvo que este hecho muestra el compromiso del gobierno en preservar la biodiversidad y los cultivos nativos y responde a las demandas de la población en general y en especial a la que se dedica a la producción de estos cultivos.
  • “Esto confirma la importancia que para este gobierno tiene la diversidad biológica, los cultivos nativos y los campesinos del Perú que se dedican a los cultivos nativos y a la biodiversidad”, dijo Juan Jiménez.
  • Explicó que el reglamento contempla todos los elementos de institucionalidad vinculados al control de transgénicos y refuerza el concepto de Comisión Multisectorial, creada por ley y en la cual el Ministerio del Ambiente (Minam) tiene la presidencia y el Concejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (Concytec), ejerce la secretaria técnica.
  • En esta comisión también participan el Ministerio de Agricultura (Minag), el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur), el Ministerio de la Producción, la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) y diversas instituciones privadas como la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep).
  • Pulgar Vidal destacó que el reglamento establece claramente mecanismos de control y supervisión, incidiendo en el control aduanero.
  • “En el tema de moratoria, al ingreso de transgénicos por diez años, lo que hay que fortalecer son los mecanismos de control, especialmente aduaneros. El reglamento aprobado el día de ayer en el Consejo de Ministros establece con claridad estos elementos”, acotó.
  • Aseguró que el reglamento también tipifica con claridad las infracciones y establece las sanciones para aquellos que pretenden ingresar un OVM al territorio nacional.
  • “Las infracciones se clasifican en leves, graves y muy graves y las sanciones pueden llegar a multas no mayores a 10,000 Unidades Impositivas Tributarias (UIT) y/o a decomiso temporal o definitivo y en este último caso la destrucción de lo decomisado”, dijo.
  • En lo que respecta a la construcción de capacidades, el reglamento establece tres líneas, estando la primera a cargo de Minam a través del programa del conocimiento de conservación de recursos genéticos nativos con fines de bioseguridad.
  • Además, contempla el programa de biotecnología y desarrollo competitivo, a cargo del Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA) y finalmente un proyecto especial, a cargo de Concytec, para el fortalecimiento de capacidades científicas y tecnológicas en biotecnologías.
  • “La ley que tenemos vigente y ahora el reglamento establecen una moratoria de diez años y esta tiene que significar un uso eficiente y eficaz de este plazo para fortalecer nuestras propias capacidades y nuestra capacidad científica en procesos de biotecnología sobre nuestros recursos nativos. Por tanto, no debemos esperar a que se venzan los diez años para empezar a fortalecernos”, expresó.
  • Finalmente, otro elemento fundamental del reglamento es la construcción de una línea base sobre asuntos de diversidad biológica y la acreditación de laboratorios que finalmente son los que determinarán si existe la presencia de un OVM en algún producto que se pretenda ingresar al país.