Arroz

anunció que podrían sembrar hasta 8,000 hectáreas de arroz en la región como parte de la segunda campaña del cereal, pero a riesgo de los agricultores.

Justificó su propuesta debido al incremento del aforo al reservorio de Poechos que pasó de 80 m3/seg a 128 m3/seg en pocos días, con lo cual se espera un aumento de masa de agua en el vaso regulador.

“Cuando Senamhi dice que será año seco, llueve; es decir, es todo lo contrario. Con un buen manejo de agua, podemos hacer una buena campaña, pero no muy exagerada”, indicó el dirigente.

Sin embargo, explicó que la nueva campaña será a riesgo del agricultor quien deberá invertir hasta S/. 5,000 por ha.

informó que los rendimientos de arroz en los valles costeños han disminuido entre 15% y 20%.

“Esta menor productividad se debe al cambio climático, que causa un clima inestable donde un día hace frío y otro calor, lo que ayuda a que se reproduzcan hongos y bacterias, ya que dichas condiciones son favorables para la proliferación de estos organismos”, señaló.

Al respecto, indicó que en Arequipa los rendimientos promedios eran de 14 toneladas por hectárea, sin embargo en la presente campaña –donde ya se terminó de cosechar- se obtuvieron 11 TM por Ha.

En Arequipa se siembran 52 mil hectáreas de este cereal. Hasta ahora era de la región con mayores rendimientos en el país.

En La Libertad – donde existen 50 mil Has de arroz- también han bajado los rendimientos, pasando de 10 toneladas por hectárea a 8 toneladas.

El caso de Lambayeque es similar, ya que los promedios disminuyeron de 9 toneladas por hectárea a las 7,5 toneladas por Ha. En esta zona se cultivan 48 mil hectáreas de arroz.

También han decrecido en Tumbes y Piura (donde se sigue cosechando). 

En el primer caso –donde existen 8 mil hectáreas de arroz- los rendimientos cayeron de 8 toneladas a 5 toneladas por Ha; y en el segundo, de 9 toneladas se pasó a 7 toneladas por Ha. En esta región hay 52 mil hectáreas instaladas.

Chiroque Paico expresó que en las regiones de San Martín, Ucayali, Amazonas y Cajamarca –donde en total se siembran 100 mil Has- no se han presentado estos problemas, por lo que los rendimientos son normales.

A pesar que por más de diez años (1990-2000) estuvo en manos de la empresa privada que no desarrolló investigación alguna, el Instituto Nacional de Investigación Agraria (INIA-Lambayeque), la última década y gracias al esfuerzo de sus investigadores, ha logrado para el mercado local y nacional, variedades mejoradas de arroz, maíz o frijol que han redundado en beneficio de la agricultura y la región en general.

Una de las variedades mejoradas del cereal es la semilla de arroz INIA 510 Mallares, que es más resistente a las enfermedades y plagas que pudieran presentarse, igualmente la productividad por hectárea es muy alta.

Si una hectárea de arroz común produce siete toneladas, de una hectárea de arroz mallares se obtiene 10 toneladas.

Otra de sus cualidades, por lo que es muy requerido en la gastronomía lambayecana, es que tiene una alta calidad culinaria porque tiene un mejor sabor y cuerpo, aparte que en el proceso de pilado, el resultado es un grano entero porque no se quiebra fácilmente, según expresó la ingeniera Aleida Vigil Vásquez, investigadora del INIA.

Hay otras variedades de arroz también mejoradas y de buenos resultados en el campo como el arroz INIA 508 Tinajones, el Mega Híbrido y semillas mejoradas de maíz amarillo duro, frijol caupí (para exportación), algodón, y variedad de leguminosas. “En diez años de investigación y pocos recursos hemos desarrollado varias tecnologías”, manifestó José Ordinola, representante del INIA.

En una reunión sostenida en la ciudad de Lima con el titular del Ministerio de Agricultura (Minag), Milton von Hesse La Serna, directivos de las Juntas de Usuarios del Norte y Nororiente del país expusieron, de manera detallada, la problemática que viene afectando a los cientos de productores de arroz ante la caída del precio del cereal que se viene registrando en el mercado nacional.

El presidente de la Junta de Usuarios del Valle Chancay-Lambayeque, informó que no existe sobreproducción de arroz en nuestro país, tal como se ha hecho creer –dijo- de manera interesada a la opinión pública; y que más bien, se viene registrando una desmedida y preocupante importación  que artificialmente ha saturado el mercado.

El dirigente refirió que como una medida de protección a la producción nacional de arroz, ha solicitado al ministro de Agricultura que se grave con los aranceles correspondientes a las importaciones de productos agrarios, considerando que en los países de origen dicha producción es subsidiada.

En tal sentido, indicó que han planteado que el gobierno central tome la decisión política de disponer la disminución de las cuotas de importación de arroz al mercado nacional y que las mismas se realicen de manera planificada para no afectar a los productores peruanos.

“Hemos pedido también que Agrobanco otorgue a los hombres de campo créditos con bajos intereses y que el Estado compre directamente a los agricultores nacionales los alimentos para el Ejército y los programas sociales”, sostuvo Genaro Vera.

Una delegación de empresarios de Colombia llegó a Lima y sostuvo una reunión de trabajo con las organizaciones de productores de arroz para adquirir el cereal, como parte de la cuota de importación de 90,000 toneladas dada por Bogotá a los países de la Comunidad Andina (CAN).

La cita auspiciada por el Ministerio de Agricultura (Minag) busca lograr la colocación de excedentes de arroz nacional, estimada en 200 mil toneladas en la presente campaña, con el propósito de evitar la caída del precio en el mercado y afectar los ingresos de los pequeños productores.

En la reunión participaron los empresarios arroceros y agricultores de las regiones de Lambayeque, La Libertad, San Martín y Tumbes, y por el lado de Colombia asistieron los delegados de la Asociación Nacional de Empresarios Arroceros.

De esta forma, los importadores conocer las características de la oferta de arroz y su estacionalidad, así como consolidar alianzas entre productores arroceros y la agroindustria, que redundará en los precios a ofertarse, mejorando los ingresos para los productores y de la cadena en su conjunto.

Además, se pudo conocer algunas características preliminares para la adquisición de 90,000 toneladas de arroz blanco de los empresarios industriales colombianos a las naciones de la CAN.

Del mismo modo, se abordó la manera de agilizar los procesos de los productores e industriales a fin de establecer la transacción del cereal, recalcando que el valor base será el precio internacional que podrá variar en función a las características del producto.

La comitiva de Colombia estuvo liderada por la Cámara de Induarroz, que reúne a instituciones molineras las cuales tienen previsto importar el arroz peruano en dos etapas, la primera hasta el 31 de julio y la segunda entre los meses de noviembre y diciembre de este año.

De acuerdo al compromiso adquirido con las organizaciones de productores, el Minag proseguirá su rol de facilitador en la búsqueda de nuevos mercados para el arroz nacional y así poder beneficiar a los pequeños productores con mayores y mejores ingresos para sus familias.

Alarma ha generado entre los agricultores la aparición de la enfermedad de la "Espiga Negra" en sus cultivos de arroz , que reduce los rendimientos de producción hasta en un 70%.

El hongo seca la espiga, y el grano se pone de color negro.

"La plaga aparece cuando sale la espiga y luego de que ya hemos invertido nuestro dinero en los insumos para cuidar las plantaciones", nos cuenta un agricultor.

El ingeniero Luis Céspedes Dioses, quien trabaja en asistencia técnica, señaló que en pocos días el maligno organismo se ha propagado de forma alarmante por los campos de arroz, afectando hasta el 70% de los campos en todo el valle.

Céspedes indica que esta enfermedad ya ha existido en campañas pasadas, pero en esta ocasión las nuevas condiciones climáticas estarían generando mutaciones que la vuelven más agresiva.

"Estamos llevando unas muestras a los laboratorios de la Universidad Nacional de Tumbes para descartar o ver cuál es el agente causal", indicó.

El especialista informó que se puede prevenir la enfermedad aplicando insecticidas que evitan su aparición. Dijo que esto implica la asistencia técnica permanente.

"Senasa y el Ministerio de Agricultura y la Universidad Nacional de Tumbes tienen que tomar cartas en el asunto, porque ellos tienen los especialistas necesarios para dar el tratamiento a este problema", manifestó.

Luis Céspedes adelantó que por la intensidad que se está presentando la enfermedad, puede generar pérdidas hasta del 70% de la producción.

A raíz de esta problemática sanitaria y de otros inconvenientes que aquejan a los cultivadores del grano y de otros productos, le fue enviada una carta al director regional de Agricultura, José Espinoza López.

En la misiva, los productores le solicitan que interceda ante el presidente regional, Gerardo Viñas, para instalar una mesa técnica y así resolver los problemas de comercialización de los productos agrícolas, problemas de créditos, títulos de propiedad, entre otros.

Como están las cosas el panorama para los arroceros es de crisis, porque los costos de producción están altos y a ellos les pagan la tonelada por debajo de esos costos. Por si fuera poco, la bacteria "Espiga Negra" amenaza con incidir en los rendimientos.

explicó  que en las últimas semanas el Ministerio de Agricultura y las Juntas de Usuarios hablan de exportar arroz a Colombia; sin embargo, esto no va a incidir en la economía del productor de la costa norte y selva nororiental, ya que los molineros venderán el producto que tienen en stock y comprado a precio barato.

En ese sentido, lamentó que el Perú no haya sabido negociar el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, pues en el 2011 se eliminaron los aranceles, lo cual permitió el ingreso de más de 251,000 toneladas arroz en el 2012 y 60,000 toneladas de contrabando desde Bolivia, sin que ninguna autoridad del gobierno tomara cartas en el asunto.

Por ello, consideró necesario poner en marcha el programa de reconversión productiva en el norte del país con el cual, en campaña chica, se reducirán 30,000 hectáreas de arroz para obtener 600,000 toneladas de maíz amarillo, mientras que en la campaña grande se reducirán 40,000 hectáreas para contar con 800,000 toneladas de sorgo granífero.

“De concretar esta iniciativa se reducirían las importaciones de maíz amarillo duro, además el productor tendrá una utilidad de S/. 2,800 por hectárea y con sorgo granífero S/. 3,500 y lo más importante es que se manejarán los recursos hídricos con criterio técnico. El problema es que los funcionarios de las Juntas de Usuarios solo piensan en la reelección y no les importa que el pequeño productor continúe perdiendo”, aseveró. 

Durante una reunión sostenida entre productores de arroz de Lambayeque, La Libertad y San Martín, y la Asociación Nacional de Empresarios Arroceros del Gobierno de Colombia, la Gerencia Regional de Agricultura de Lambayeque informó que existe gran interés por parte de dicha organización extranjera de importar arroz, principalmente peruano y ecuatoriano.

Serían 90 mil las toneladas que serían exportadas desde Perú y Ecuador y que mejorarían el sistemas de transabilidad del producto.

El gerente regional de Agricultura, Enrique del Pomar Vilner, destacó la visita de la delegación colombiana encabezada por el presidente de la Cámara de INDUARROZ de Colombia, Jeffrey Fajardo y añadió que la reunión ha permitido a los importadores conocer cuáles son las características de la oferta peruana y su estacionalidad de este vital producto alimenticio. 

Cansados de las marchas y bloqueos de vías, el jueves pasado los arroceros de cuatro valles de Arequipa realizaron una protesta diferente.

Esta vez cerraron las molineras, suspendieron las jornadas de cosecha y paralizaron las maquinarias agrícolas durante 24 horas.

El objetivo era lograr que el Poder Ejecutivo atienda el pedido de regular la importación de arroz.

Exequiel Chiroque Paico, presidente de la Asociación Peruana de Productores de Arroz (Apear), informó que, según le informaron las bases regionales, durante el año 2012 y el primer trimestre del 2013 se perdieron 820 millones de soles en el país.

Solo en Arequipa las pérdidas superaron los 150 millones de soles. Además, se registró un excedente de producción de 125 mil toneladas de cereal en el último año.

El dirigente precisó que en el ámbito nacional se producen anualmente tres millones de toneladas de arroz con cáscara y que 500 mil toneladas representan el excedente.

Recordó que desde julio del 2011 hasta marzo del 2013 se importaron 420 mil toneladas de arroz, lo que afectó directamente a la economía de 120 mil productores peruanos de arroz. Jaime de la Cruz Gallegos, presidente de la Asociación de Agricultores y Productores del Valle de Tambo, informó que en la región existen 15 mil agricultores que se dedican a la producción de arroz.

“En Arequipa existen 25 mil hectáreas de arroz en los valles de Ocoña, Camaná, Majes y Tambo, con una producción promedio de 12.000 kilos por hectárea”, señaló.

Comentó que cada agricultor invierte 12 mil 500 soles por hectárea de arroz y que, después de la última campaña anual, solo han recuperado el 70% de la inversión. “Es frustrante que se tenga que vender el saco de 50 kilos de arroz a 70 soles cuando el costo real es 90 soles.

Es una guerra desigual”, manifestó. Jesús Cornejo Reynoso, vicepresidente de la Asociación de Agricultores del Valle de Tambo, informó que los arroceros le solicitaron al Ejecutivo convocar a una mesa de diálogo, pero nunca se concretó.

Recordó que una propuesta fue exigirle al presidente Ollanta Humala que en el período de cosecha (de mayo a agosto) se paralice la importación de arroz, a fin de abastecer al mercado local con la producción local. “No estamos en contra de la importación, porque genera oferta y demanda, pero sí rechazamos las medidas que ponen en riesgo la producción local”, puntualizó.

afirmó que en los próximos dos a tres años, Perú tendrá 120 mil hectáreas nuevas de cultivos de exportación lo que permitirá incrementar el número de empleo y divisas, gracias a  a la puesta en marcha de los megaproyectos de irrigación en la costa como la tercera etapa de Olmos, Chavimochic (La Libertad), Chinecas (Áncash), Alto Piura (Piura) y Majes-Siguas II (Arequipa), entre otros, indicó.

Reiteró el compromiso del Minag de colocar los excedentes de arroz en los mercados de los países vecinos para evitar la caída de los precios y afectar los ingresos de los pequeños productores, principalmente ubicados en las áreas del norte.

El Minag ya logró que Colombia abriera una cuota de 90,000 toneladas de importación, lo que será una oportunidad para los agricultores de las zonas arroceras del norte y selva puedan vender el cereal. Se tiene conocimiento que existe un excedente de 200 mil toneladas de arroz en este año.