Algodón

Los productores algodoneros se reunirán en el distrito de Independencia y analizarán la crítica situación de los algodoneros por los bajos precios del algodón por quintal rama, que en la actualidad se encuentran en 125.00 nuevos soles.

Ellos, en la última reunión realizada con el viceministro de Agricultura en la ciudad de Lima, han propuesto un Plan de Comercialización que permita regular el precio de mercado del algodón que pagan las principales desmotadoras del valle.

El vicepresidente de la Cooperativa Agraria de Servicios Fibras Peruanas del Valle de Pisco, Saturnino Quispe Laura, dijo que ante esta situación que vive el sector algodonero la propuesta es realizar un Paro Agrario el día jueves 17 del presente.

No se descarta que los agricultores, al acordar la medida de protesta, puedan bloquear la carretera Panamericana Sur y la vía Los Libertadores, con el objetivo de impedir el paso de los vehículos que se desplacen al interior del país con motivo de la Semana Santa.

propuso hoy a algodoneros del país, especialmente los ubicados en la zona sur, que apuesten por la reconversión hacia cultivos más rentables.

“Estamos dispuestos a apoyar a los productores que quieran organizarse y pensar no como algodoneros sino como empresarios agrarios”, sostuvo.

Señaló que si bien entiende el arraigo que existe en los algodoneros por las variedades peruanas como el tangüis y pima -que ciertamente tienen una calidad excepcional a nivel mundial- , estos agricultores deben ser conscientes de que en el mercado actual lo que se debe buscar es competir a través de cultivos rentables.

El año pasado, la Sociedad Nacional de Industrias estimó que la producción algodonera caería en 30%, producto del menor número de hectáreas. Ya en el 2012 se había sembrado menos que el año previo.

En pie de lucha, así se encuentran los productores algodoneros de los diferentes gremios algodoneros del valle de Pisco por los bajos precios del algodón registrados en los últimos días, que llegaron a 125.00 nuevos soles el quintal rama.

Los algodoneros realizaron un plantón en el óvalo de la avenida Los Libertadores del distrito de San Clemente, frente a la Institución Educativa "José Carlos Mariátegui", donde los dirigentes informaron de las gestiones realizadas ante el Ministerio de Agricultura y Riego (MINAGRI).

Participaron los dirigentes de la "Asociación de Productores Agrarios 23 de Febrero del Valle de Pisco", "Juan Velasco Alvarado", "Defensores de Cabeza de Toro" y las Cooperativas Agrarias de Servicio "Fermín Tangüis" y "Fibras Peruanas" del Valle de Pisco.

En horas de la tarde del lunes esperaban la llegada del director general de la Dirección General de Competitividad Agraria, Ing. José Alberto Muro Ventura, quien se anunció traería propuestas para mejorar la competitividad del sector algodonero.

Los dirigentes agrarios informaron que la cita con el ministro de Agricultura, Juan Benítez Ramos, anunciada para el lunes se realizará hoy a las 2:00 de la tarde y los dirigentes viajarán en tres buses con destino a la capital.

Los representantes informaron que han presentado al MINAGRI un Plan de Comercialización para controlar el precio del algodón, donde proponen pagar el 5% de interés y que el otro 5 % que propone el ministerio sea pagado por los Fondos Agro Perú.

Además piden compensaciones directas de 35 nuevos soles y una Resolución Ministerial que garantice el Programa de Competitividad 2014 – 2015.

comentó que los agricultores del Bajo Piura se han visto afectados en sus faenas de campo por la escasez de agua.

Señaló que de las 6,000 hectáreas de algodón pima programadas para la presente campaña agrícola, solo se han instalado 3,000 hectáreas.

Inclusive, sostuvo que la instalación de este cultivo tuvo un retraso de un mes por no haberse entregado a tiempo el recurso hídrico; sin embargo, que las condiciones son óptimas para el “oro blanco” porque en la medida que el año sea seco, el algodón tiene un mejor estado vegetativo.

“Lo que no debe faltar, de vez en cuando, es algún pase de agua para mantener la humedad relativa del suelo”, manifestó.

Reveló que de las 3,000 hectáreas contempladas en esta campaña en el Bajo Piura, se sacarán unos 65,000 quintales de algodón fibra que significa unas 3,000 toneladas.

Dijo que este producto se encuentra en un proceso de reposicionamiento en el mercado nacional e internacional que redundará en la economía de los algodoneros.

El precio internacional del pima peruano se mantiene elevado en el exterior, “pues su cotización está en US$ 210 el quintal fibra", finalizó. 

informó que la superficie de algodón en Perú se reduciría 40% en relación a las proyecciones de siembra realizadas a inicios de esta campaña.

Detalló que actualmente sólo se han sembrado 23.300 hectáreas de las 39 mil Has proyectadas. Al respecto, explicó que la disminución se debería a dos motivos. Por un lado, a la escases de lluvias en la costa norte que se presentó hasta las primeras semanas de febrero.

Por otro, a que los algodoneros de Ica no han podido comprar los insumos suficientes para la siembra por falta de recursos. Según explicó, actulamente asumen diferentes tipos de deudas, agravadas por los bajos precios que obtienen por su producto.

Explicó que en Piura se proyectaban sembrar 8 mil Has, sin embargo sólo se han instalado 3 mil Has. En Lambayeque, 4 mil Has y a la fecha se han cultivado 1.300 Has. Se espera que con la presencia de lluvias y el aumento de del volumen de agua en los reservorios se instalen más áreas de algodón, dijo.

Un escenario similar se vive en Ica, donde actualmente se encuentran en periodo de cosecha. En la provincia de Ica se proyectaba sembrar 5 mil Has y sólo se instalaron 3 mil Has. En Pisco, 14 mil Has y se sembraron 10 mil Has.

En tanto, en Chincha se planeaba sembrar 8mil y sólo se lograron 6 mil. El presidente de Anpal manifestó que los algodoneros se endeudan para sembrar algodón y al disminuir los precios del producto, no tienen dinero para pagar dichos préstamos por lo que se ven obligados a disminuir los sembríos.

“Por eso hemos solicitado una reunión con el Ministro de Agricultura y Riego para buscar una solución a la deuda de los algodoneros y poder pagarlas”, comentó.

En ese sentido, resaltó que en un par de semanas cuando salga al mercado la producción de algodón de la región Ica, nuevamente bajarán los precios. ¨Como los productores ya saben eso siembran menos algodón¨, remató.

Afirmó que la indiferencia de las autoridades nacionales y regionales por frenar el oligopolio en Piura, genera una lucha desleal entre los pequeños productores que buscan industrializarse y las grandes empresas que acaparan el mercado gracias a su poder económico y la burocracia.

Criticó la falta de una política agraria que brinde facilidades a los pequeños productores organizados para exportar de manera directa su producto industrializado.

Sostuvo que desde hace muchos años se busca beneficiar sólo a las grandes empresas como Grupo Romero y Creditex, quienes representan el oligopolio en el comercio algodonero.

Y se deja de lado a los pequeños productores, quienes venden a S/. 150 el quintal rama, dejando la mayor ganancia a las empresas textileras, gracias al valor agregado del producto “Por ejemplo, de un quintal rama se adquieren cerca de 365 kilos de algodón y sólo en 46 kg de producto desmotado se obtienen 33 kg de hilo, y de éstos, 28 kg de seda.

Es decir, mientras más valor agregado se le dé al oro blanco, mayor precio se obtiene. Mientras que a nosotros sólo nos pagan lo mínimo”, detalló.

Asimismo dijo que el presidente regional Javier Atkins prometió una desmotadora para los agricultores, pero hasta la fecha no se hace efectiva.

En ese sentido, el dirigente instó al nuevo ministro de Agricultura, Juan Manuel Benites, a tomar en cuenta el censo agropecuario para conocer las necesidades de los hombres del campo y logre instaurar las medidas adecuadas para mejorar la agricultura en la región.

“Se han sembrado 2,500 hectáreas de algodón y el mercado se encuentra a buen precio para exportar, pero necesitamos que el gobierno regional, a través de PIMA, apoye al agricultor organizado para dejar de ser simples sembradores”, enfatizó. 

informó que el Gobierno Regional de Piura proyecta sembrar más de 4,000 hectáreas de algodón en el presente año, lo que representa un incremento sustancial si lo comparamos con las 1.100 Has instaladas el 2013.

Recordó que en la campaña anterior se obtuvo rendimientos promedio de 50 quintales por hectárea y en la presente campaña se espera mayor éxito ante la ausencia de plagas.

Al respecto, manifestó que debido al trabajo del Comité Fitosanitario que preside la Dirección Regional de Agricultura de Piura (DRA-Piura), el algodón no fue afectado por plagas y se logró, además, que los productores cumplan con la limpieza de los terrenos, de modo tal que hoy no existe algodón parado que sirve como hospederos de larvas.

“Como Gobierno Regional venimos promocionando la siembra del cultivo de algodón, con el fin de recuperar la producción y el prestigio de este producto bandera. Estamos seguros que los productores apostarán por el algodón, pues cuentan con el apoyo de la Actividad Pima y con el Plan Nacional de Incentivos del Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri) que pueden cubrir el financiamiento de hasta 5,000 hectáreas”, comentó.

En ese sentido, dijo que para planificar la campaña algodonera en el Bajo Piura (que es donde se concentra la mayor área agrícola de este cultivo), funcionarios de la DRA-Piura se reunieron en la agencia agraria de La Unión con los presidentes de las Comisiones de Regantes y productores de la zona.

La caída de la producción de algodón peruano despierta pasiones. Y es que hay quienes dicen que se debe a la competencia desleal por el ingreso de prendas extranjeras subsidiadas y por la falta de participación del Estado.

Pedro Gamio, presidente del Comité de Confecciones de la Asociación de Exportadores (Adex), refiere que es necesario apoyar la producción nacional sin poner en riesgo la competencia en el mercado. "

Las prendas chinas ingresan con bajos precios a todos los países del mundo. La culpa no es de los subsidios que dan estos países (EEUU y China). Hay que incrementar la producción obteniendo mejores rentabilidades sin tener que cerrar el mercado", precisa.

Agregó que el problema de la baja productividad del cultivo se debe a un tema estructural, ya que durante el segundo gobierno de Fernando Belaunde se disolvieron las cooperativas agrarias y se repartieron las parcelas entre los socios.

"Esta repartición generó que hayan muchos minifundios, lo cual no permite tener la suficiente productividad, ya que se trata de áreas muy pequeñas que generan bajas rentabilidades", comentó.

Ante esta problemática, Federico León y León, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Algodón (Anpal), destaca la labor del Ministerio de Agricultura que a través del Programa de "Competitividad y Asociatividad" ha permitido que en el último año más productores puedan acceder al crédito para mejorar su tecnificado y siembra.

"Al 2013 el área dedicada a la producción de algodón es de 25 mil hectáreas y para el próximo año se espera alcanzar los 35 mil", proyecta.

Asimismo, refiere que la baja productividad registrada en los últimos años se debió a medidas antiagrarias por gobiernos anteriores.

Para el Anpal la capacidad de aumentar la producción de algodón peruano son altas. Actualmente los productores venden el quintal de algodón (46kg) a US$ 200.

Sin embargo, para Reynaldo Trinidad, experto en temas de agro, señala que la competencia de hilados de la India y el ingreso de ropa subvaluada proveniente de la China está generando la competencia desleal en el mercado local.

"El gobierno de Toledo dejó la Ley de Compensación para los productores de algodón afectados por los Tratados de Libre Comercio (TLC), la cual fue derogada en el gobierno de García perjudicando a los pequeños productores", indica.

El fondo asignado para dicha compensación ascendía a S/. 60 millones con el cual se buscaba apoyar a los productores a través de mejora de riego tecnificado para sus siembras.

Trinidad afirma que pese a los esfuerzos del gobierno, los algodoneros peruanos sufren el despojo del mercado, ya que cada vez su producción pierde rentabilidad.

En tal sentido, señala que el Estado debe hacer cumplir el artículo 63 de la Constitución en el que se indica que si otros países toman medidas como los subsidios para el ingreso de sus productos, el Estado debe intervenir.

comentó que el Indecopi ha negado las medidas compensatorias a la importación de algodón norteamericano solicitadas por los productores nacionales ante el crecimiento en los últimos años de la participación de aquel en el mercado nacional.

La investigación del Indecopi reveló que este incremento se debía sobre todo a la caída del dólar y a la reducción del arancel, y no a los subsidios estadounidenses (que, de hecho, cayeron significativamente en los aludidos años).

Para nosotros, que creemos que es bueno todo lo que permite a los consumidores obtener más por menos, la noticia es positiva. Lo que no implica que no nos preocupen los problemas de un sector para el que nuestros valles costeños demostraron por décadas ser ideales.

Sucede simplemente que no creemos que estos problemas se deban a la falta de protección estatal. El verdadero problema de la competitividad de nuestro algodón es más profundo y hunde su raíz en la reforma agraria (RA).

En efecto, luego de la RA las haciendas algodoneras modernas que sí había en la costa se parcelaron en pequeñas unidades de muy baja productividad y escaso capital. Como consecuencia, no solo se redujeron las hectáreas de algodón que sembrábamos (actualmente sembramos un cuarto de lo que en la década de 1960), sino que cayeron la investigación y el desarrollo genético que hasta entonces eran llevados a cabo por las asociaciones de agricultores.

Y esto hizo que la planta fuese degenerando. Hoy la productividad de nuestro algodón es una de las más bajas del mundo, haciéndole difícil competir.

Desde luego, este no es un problema insoluble, y de hecho hay ya una empresa emblemática que ha avanzado en resolverlo desarrollando una nueva variedad de algodón.

Pero sí es un problema que, como cualquiera, requiere para ser afrontado ser primero reconocido –en lugar de simplemente parchado por subsidios o protecciones del Estado–.

informó que este año destinó más de 150 millones de nuevos soles para el fortalecimiento de la cadena del algodón, con el propósito de incrementar la competitividad del sector y mejorar los ingresos de los agricultores.

Indicó que en enero de este año, el Minagri puso en marcha el Programa de Competitividad de la Cadena del Algodón, bajo la competencia de la Dirección General de Competitividad Agraria. "Hemos sostenido jornadas muy largas con los algodoneros y a partir de ello iniciamos el año con un programa de competitividad que nos llevó a hacer un esfuerzo financiero muy grande", manifestó.

De esta forma, el Minagri ejecutó acciones para impulsar el sector, contando también con la participación del Banco Agropecuario (Agrobanco) y del programa Agorideas. El ministro afirmó que el Estado apuesta por la competitividad y no por los subsidios, y que apoyará al sector algodonero para elevar su productividad.

"A fines del año pasado, tomamos la decisión de no seguir subsidiando el precio del algodón (compensaciones), y optamos por un mecanismo de incidir en la competitividad", expresó.

Esto fue al comentar la decisión del Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi), que en la víspera anunció que no aplicará medidas compensatorias al algodón importado desde Estados Unidos.

La entidad reconoció que los productores peruanos fueron afectados por el incremento de las importaciones de algodón, sin embargo aclaró que esta situación no se debió a las subvenciones del gobierno estadounidense, sino a la apreciación del sol y la eliminación de un arancel a la importación de dicho producto a partir de 2009.

“No se trata de dar medidas paliativas al sector agrario sino de trabajar intensamente por la competitividad y el desarrollo del sector algodonero”, sostuvo.